La UE impondrá aranceles de hasta el 25% a los vehículos eléctricos chinos

Europa ‘castiga’ a los coches que se fabrican en China pasado del 10% actual de arancel hasta un máximo del 25% al afirmar que reciben subvenciones estatales.

Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Europa Press

La Comisión Europea notificará a los fabricantes de automóviles este miércoles que aplicará provisionalmente aranceles adicionales de hasta el 25% a los vehículos eléctricos chinos importados a partir del próximo mes, según ha informado el Financial Times, citando a personas familiarizadas con el asunto, y ha recogido la agencia Reuters.

Estos aranceles que actualmente son del 10% serían de un máximo del 25% tal y como recogen alguentes fuentes a falta de conocer todos los detalles por parte de la Unión Europea y a la espera también de las represalias que pueda tomar el Gobierno de Pekín. Asimismo, estos coches que tendrían nuevos aranceles serían los que se fabricaran en China, pero no afectaría a los coches de marcas chinas que se fabrican en Europa.

En cuanto a las razones de estos aranceles se deben a las afirmaciones por parte de la Comisión Europea señalando que los vehículos eléctricos chinos reciben subsidios excesivos.

Esta respuesta de la Unión Europea llega menos de un mes después de la reacción de Estados Unidos, que ha decidido imponer aranceles de hasta el 100% a los vehículos chinos. Por tanto, esto significa que los aranceles de Europa serán mucho más pequeños que los que ha impuesto Estados

Unidos.

Esta medida sí llega en un momento en el que los fabricantes de automóviles tienen el desafío de una mayor introducción de vehículos eléctricos en el mercado por el menor coste de los rivales chinos.

China, por su parte, ha reprendido a la Unión Europea por estos aranceles y ha instado a la cooperación y ha presionado a países individuales de la Unión Europea, si bien todavía no ha comunicado cuál sería su respuesta a los aranceles.

España apoyará los aranceles

Por su parte España ha señalado que apoyará el incremento de los aranceles a los coches eléctricos chinos si así lo propone la Comisión Europea (CE) tras su investigación sobre las subvenciones que reciben estos automóviles del Gobierno de China, tal y como recoge la agencia Efe.

Así lo ha asegurado, en los pasillos del Congreso de los Diputados, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ante las informaciones que apuntan a que la CE anunciará próximamente aranceles adicionales de hasta un 25% a los vehículos eléctricos importados del país asiático tras su investigación antisubsidios.

“Si se produce esa quiebra de las reglas de comercio internacionales debemos respaldar la propuesta de la Comisión, como también debemos respaldar nuestra industria europea del automóvil y la española, para que sea una industria moderna y actualizada con peso en los mercados internacionales”, ha afirmado la vicepresidenta.

Ribera ha subrayado la importancia del seguimiento y el análisis que están haciendo las instituciones comunitarias de esas ayudas y subvenciones del Gobierno chino, que hacen que el precio de sus coches “pueda estar compitiendo de manera desigual y rompiendo las reglas internacionales de comercio”.

“Eso es lo que está analizando la Comisión Europea”, ha insistido Ribera, tras resaltar también la “enorme” importancia de la industria del automóvil europea y la necesidad de que se recupere del “retraso en la transformación de las propuestas de movilidad y se decante por la eléctrica”.

Por su parte, el ministro de Industria y Turismo, Jordi Hereu, también se ha pronunciado tal y como recoge Europa Press señalando que hay que evitar una guerra comercial con China que acabaría perjudicando a todos los bloques económicos.

“Cuando tenga las conclusiones definitivas nos pronunciaremos, pero es evidente que en Europa hay elementos de protección como hacen los otros bloques económicos. Pero esto tiene que tener sentido común, porque sino del ultraproteccionismo saldremos todos perjudicados“, ha aseverado en los pasillos de la Cámara Baja.

El ministro también ha indicado que recientemente se reunió con su homólogo en China y trasladó el compromiso de evitar guerras comerciales entre el gigante asiático y Europa. “Estamos comprometidos en evitar guerras comerciales entre los bloques, porque nadie sale, digamos, beneficiado”, ha explicado.

Sobre los efectos de los aranceles en la fábrica del productor chino Chery en Barcelona, Hereu ha señalado que las decisiones de política arancelaria afectarían a las importaciones chinas pero no a los automóviles producidos dentro del Viejo Continente.