ATA pide rebajar las cotizaciones de los autónomos que no llegan al salario mínimo

amor-escriva.-ayuso-ep.jpg

Por otro lado, ATA propone permitir que los autónomos mayores de 48 años -prácticamente la mitad de los autónomos- puedan adecuar de forma voluntaria su cotización a sus ingresos pudiendo cotizar por una base superior a los 2.077 euros mensuales que se les permite actualmente. Asimismo, pide que se permita que los autónomos societarios -más de 900.000 autónomos- puedan deducir como gasto de empresa, al igual que las cotizaciones de los trabajadores, su cotización a la seguridad social. A este respecto, la Asociación destaca que el 60% de los autónomos societarios estarían dispuestos a subir su cotización mensual si esto fuera posible.

Otra sugerencia de ATA consiste en permitir aportaciones a lo largo del año, independientemente de la cuota mensual que paga cada autónomo que mejore su contributividad y sus prestaciones. También plantea que se pudieran hacer en el momento en que el autónomo tenga liquidez o disposición financiera o permitir que trabajadores por cuenta propia puedan elegir su base de cotización, cambiarla para subir o reducir, seis veces al año.

«Siguiendo estas recomendaciones y aplicando estas propuestas se podrían mejorar las cotizaciones y aumentar la recaudación sin tener necesidad de obligar a subir la cotización a muchos autónomos que en estos momentos tienen una situación económica de asfixia», concluye Lorenzo Amor, presidente de ATA.

Por su parte, el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, adelantó ayer que el dato de empleo de octubre que se conocerá el miércoles será «bastante bueno» y habrá en torno a 40.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social, en términos desestacionalizados. También aseguró que «no le consta» que el Gobierno vaya a imponer a la población un nuevo confinamiento domiciliario y ha aconsejado analizar los datos de la pandemia del covid-19 por regiones.

En cuanto al empleo, también apostó por hacer una valoración granular, por sectores, ya que mientras algunos están sufriendo mucho, como el turismo, la hostelería o la educación, también hay otros como actividades administrativas o comercio, que están funcionando mejor que en un octubre «normal».

Vía: https://www.eleconomista.es