Los autónomos quieren que se incluya el efecto de la crisis en el sistema de módulos

  • Los asesores fiscales consideran más preocupante la situación de 2020 que la de 2021
  • Hacienda prorroga los límites en estimación ante las dificultades de los negocios
Maria-Jesus-Montero-Ministra-Hacienda-Fernando-Villar.jpg

El Gobierno ha decidido este año prorrogar, una vez más, los módulos del sistema de tributación por estimación objetiva, con los mismos límites que se venían aplicando desde el 2016, lo que supone un parón en los planes de que los autónomos tributen por los beneficios realmente obtenidos, mediante una esperada bajada de los límites, lo que expulsaría a buena parte de los acogidos al sistema.

La decisión de Hacienda se ha debido este ejercicio a los efectos de la Pandemia, puesto que los establecimientos acogidos a esta modalidad se encuentran en una dificilísima situación y sin posibilidades de planificar el próximo año, como resultado de las medidas que se han ido adoptando tanto por el Gobierno como por las Comunidades Autónomas para combatir la Covid-19.

Las importancia de esta decisión para 2021, es que a los autónomos incluidos en este sistema de módulos se les aplicará en sus cotizaciones e

l rendimiento neto que marque Hacienda anualmente

Reestructurar el sistema

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (Upta) considera que la mayoría de los más de 400.000 autónomos que tributan por el sistema de estimación objetiva (módulos), concluirá el año con pérdidas. Por ello, Upta considera que es necesaria una reestructuración del sistema tributario de estimación objetiva .

Los técnicos de Hacienda, agrupados en Gestha y los autónomos de Upta consideran que el régimen de módulos está desfasado y no tiene en cuenta las circunstancias subjetivas, lo que genera efectos tributarios perversos para los autónomos.

Además, creen que el cambio previsto en la cotización a la Seguridad Social, según los rendimientos obtenidos, beneficiaría a todos en general, bien porque pagarían menos si tienen bajos ingresos o pérdidas, bien porque mejorarían las prestaciones por cese temporal de su actividad y de su pensión futura. Señalan que con el nuevo método, los autónomos en pérdidas no habrían cotizado a la Seguridad Social.

Para los asesores fiscales consultados, en estos momentos es más preocupante la situación de 2020 que la de 2021, y entienden que se deberían adaptar los módulos a la baja la actividad, puesto que a pesar de que muchos autónomos se han pasado a la estimación directa, antes del 20 de mayo, con la posibilidad de volver, si quieren en los próximos tres años, la imposibilidad de planificar ha dejado atrapados a muchos pequeños negocios, sobre todo en hostelería y el transporte, incluido el sector del taxi.

Además, muchos de ellos confiesan que sus clientes que tienen su negocio bajo la figura de una sociedad mercantil siguen a la espera de la rebaja en el Impuesto de Sociedades del 25% al 23% a la que se comprometió el Ejecutivo al principio de la legislatura, pero que no ha quedado en el borrador de los próximos presupuestos del Estado.

Falta de ingresos

José Antonio Martí Herrera, , Vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Gestores Administrativos de Madrid (Icogam), a pesar de las circunstancias explica que a muchos autónomos a causa de la pandemia «el sistema de módulos se le ha vuelto en contra al no obtener ingresos, ya que están pagando trimestralmente una cantidad fija para algo que no es real, pero es verdad que el Gobierno introdujo al principio de la adopción de medidas para combatir el coronavirus, una fórmula por la que se podía renunciar al sistema de módulos en el año 2020 y después volver en 2021, sin tener que esperar a los tres años a que obliga la ley.

En este caso las pequeñas tiendas, los pequeños negocios han podido pasar a estimación directa y al no obtener ningún ingreso, pues no pagan impuestos». Y añade, que «en diciembre habrá que ver si la gente quiere volver o mantenerse un año más al sistema de módulos».

Con respecto a la renovación de los límites del sistema de módulos estima que «en condiciones normales, es una buena noticia. En el comercio minorista o en el transporte, los módulos son bastante buenos y son un sistema rentable para los autónomos».

Explica, que si no se hubiese prorrogado y hubiésemos tenido que ir a los 150.000 euros de tope máximo de facturación, muchos hubiesen quedado fuera del sistema. de facturación máxima. El sistema debería mantenerse para siempre.

Y sobre la corrupción Martín Herrera considera que la reforma de 2015 por la que se eliminó el sistema de módulos, pues todas aquellas empresas que estaban relacionadas con la construcción, principalmente, ya se hizo una criba muy importante para eliminar las distorsiones del sistema de módulos sobre la Hacienda Pública. Las inspecciones casi han desaparecido.

Vía: https://www.eleconomista.es