La luz se pagará en función de las horas de consumo

El nuevo modelo de factura eléctrica para los consumidores acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), que entrará en vigor el próximo 1 de junio, buscará bonificar el ahorro energético, el consumo eficiente, el autoconsumo y el despliegue del vehículo eléctrico. Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico consideraron que esta nueva factura no producirá «una rebaja» en el recibo per se, aunque sí estimaron que en el medio y largo plazo «provocará consumos más eficientes y un ahorro».

luz-recibo-770.jpg

Lo que sí se producirá a partir de junio, será una bajada de cerca de un 3% en la parte fija del recibo (peajes y cargos), congelados desde 2018, aunque debido a la revisión llevada a cabo en la metodología de los costes de las redes, así como a la bajada de los costes del régimen retributivo especial de las energías renovables, de la cogeneración y de la generación con residuos (Recore) y otros conceptos, añadieron las mismas fuentes.

De esta manera, el cambio introducido a partir de junio en la nueva factura de la luz sustituye los peajes de acceso al sector eléctrico por dos nuevos conceptos: los peajes de transporte y distribución, que fija la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y que cubren los costes del uso de las redes de transporte y distribución de la energía eléctrica; y los cargos del sistema eléctrico, establecidos por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. En el caso de los cargos su recaudación se destina a financiar costes del sistema como el Recore, la cobertura del déficit de años anteriores o la compensación del 50% del sobrecoste de la generación en los territorios no peninsulares.

a nueva estructura tarifaria diseñada aplica discriminación de precios a todos los consumidores y tres periodos a todos los de menos de 15 kW (consumidores domésticos) para los usuarios con PVPC. Así, se fijan tres tramos horarios: punta, llano y valle. El periodo punta, en el que el coste de los peajes y los cargos será más alto, estará comprendido entre las 10 y las 14 horas y las 18 y 22 horas; el tramo llano, con un coste intermedio, se situará entre las 8 y las 10 horas, las 14 y las 18 horas y entre las 22 y 24 horas; y la tarifa valle, la más barata de las tres, se ubicará entre medianoche y las 8 de la mañana y se aplicará durante todas las horas de los fines de semana y festivos.

Con esta estructura tarifaria se pretende incentivar el traslado del consumo eléctrico desde las horas de máxima demanda eléctrica (horas punta) a otras en las que las redes de transporte y distribución se encuentran menos saturadas (horas valle), lo que reducirá la necesidad de llevar a cabo nuevas inversiones en dichas infraestructuras. El Ministerio de Transición Energética prevé que esto redunde en unos menores costes para los consumidores de energía eléctrica, puesto que son ellos quienes sufragan este tipo de infraestructuras a través de la factura eléctrica, y evita los inconvenientes medioambientales de este tipo de instalaciones.

Vía: https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias