España perdió 137.500 empleos en el primer trimestre pero la tasa de paro baja al 15,98%

El mercado laboral rompe con dos trimestres de creación de empleo, pero los parados se reducen en 65.800

España ha roto con la racha de dos trimestres consecutivos creando empleo, al registrarse en el arranque de 2021 la destrucción de 137.500 puestos de trabajo, según la Encuesta de Población Activa elaborada por el INE. No obstante, tanto el número de parados como la tasa de paro han arrojado descensos: en marzo hay 65.800 personas menos que buscan empleo y no lo encuentran, hasta 3,85 millones, con una tasa de paro del 15,98%.

Ello se explica por los efectos de la pandemia: 1,1 millones de personas no pudieron buscar empleo pese a estar en condiciones de trabajar, por lo que no están clasificados como parados. De este modo, la población activa ha bajado en más de 200.000 personas, más que compensando la caída de la ocupación. El descenso del número de parados en el primer trimestre es histórico, y solo se dieron mejores datos en 2001, fecha en la que cambió la metodología.

El dato del primer trimestre es mejor que el del año pasado, cuando el primer trimestre se vio afectado por las dos primeras semanas de confinamiento: entre enero y marzo de 2020 se destruyeron 285.600 puestos de trabajo en el peor trimestre en siete años. De hecho, sin tener en cuenta el impacto del calendario, los datos desestacionalizados arrojan una subida del 0,49% en la ocupación en el primer trimestre, dado que este periodo siempre es negativo para el empleo.

Aun así, el balance a 12 meses indica la pérdida de casi medio millón de puestos de trabajo (474.500 personas), o el 2,41% del total. Eso, sin tener en cuenta los ocupados en ERTE, que se han reducido en apenas 80.000 personas durante el trimestre y que han sido, según el INE, 417.900 personas, de los 3,39 millones que llegaron a estar en esta situación.

Este efecto, en todo caso, no ha compensado el de los trabajadores que no han ido a su puesto de trabajo. El número de ocupados «ausentes de su empleo» en la semana en que fueron encuestados, ya fuera por vacaciones (Semana Santa), horarios flexibles, mal tiempo (tormenta Filomena) o enfermedad, creció sobre el trimestre anterior hasta más 1,96 millones de personas. Así, el número de horas efectivamente trabajadas ha bajado más del 1,5% este trimestre.

La caída de la ocupación ha afectado a las principales ramas de actividad: solo aumenta este trimestre en agricultura (15.800 ocupados) pero desciende en servicios (83.400), industria (51.500) y construcción (18.500). A 12 meses las pérdidas de empleo se contentran en servicios, que pierde 344.500 empleos (aquí se engloban comercio y hostelería) e industria (127.100).

Probablemente debido a la composición de las variaciones del empleo, el primer trimestre ha sido peor para el empleo temporal: se han perdido 168.600 empleos con contrato temporal, mientras que se han creado 31.300 indefinidos, recortando la tasa de temporalidad. En el último año, no obstante, se han destruido 145.400 empleos fijos (310.400 temporales).

Siguen creciendo, en paralelo, los hogares más golpeados por la crisis: son ya 1,226 millones las familias que tienen a todos sus miembros en paro, 277.500 más que hace 12 meses. En el trimestre esta cifra ha crecido en 46.500.

Dos millones de teletrabajadores

El 11,2% de los ocupados en España ha trabajado desde su propio domicilio al menos la mitad de los días de la semana de referencia (aquella por la que el INE ha encuestado). Este dato es superior al del trimestre anterior y casi duplica el registrado en 2019, cuando el teletrabajo apenas los practicaba el 4,8% de los empleados.

Igualmente, ha descendido el número de personas con lo que el INE denomina «horarios atípicos». El 32,6% de los trabajadores ha ido a su puesto un sábado (el 33,9% el trimestre anterior) el 19,1% algún domingo (20,3%) y el 15,1% trabaja por la tarde más de la mitad de los días. El 3,9% hace horario nocturno.

Vía: https://cincodias.elpais.com