UPTA pide restringir la tarifa plana a los autónomos que ganen hasta 20.000 euros al año

  • La Seguridad Social podría recuperar hasta 250 millones de euros al año
  • Un 35% de los beneficiarios declaran por encima de 12.600 euros
autonomo-mecanico.jpg

Las reuniones entre las asociaciones de autónomos y el Gobierno para llevar a cabo modificaciones en el sistema de cotización de los trabajadores por cuenta propia continúa arrojando una cascada de propuestas para hacer que los empleados de este colectivo aporten a la Seguridad Social de forma más contributiva y más próxima a sus ingresos reales. En este caso, una de las entidades representantes de los autónomos, UPTA propone una revisión de la tarifa plana para que se beneficien de esta reducción en la cuota solo aquellos que realmente lo necesiten para poner en marcha su negocio durante los primeros años de vida del mismo. Además, esta medida serviría para recaudar a través del Reta hasta 250 millones de euros más cada año.

Así lo ha puesto de manifiesto la asociación presidida por Eduardo Abad en un comunicado y en el marco de estas negociaciones que el Ejecutivo pretende culminar con el establecimiento de un nuevo sistema de cotizaciones en base a los ingresos reales. Concretamente, de restringirse el nivel de ingresos aceptado para acceder a esta reducción la Seguridad Social recuperaría unos 250 millones de euros al año de la tarifa plana para autónomos de los 700 millones que desembolsa la Administración.

En este sentido, UPTA señala que aunque esta bonificación es vital para miles de emprendedores que buscan «en el autoempleo una forma de vida», actualmente esta ayuda es «universal» y no distingue entre quienes ya pueden contribuir al sistema y los que necesitan seguir con ella durante los primeros años. Así, apunta que en 2018 casi el 35% de los 448.036 beneficiarios de la tarifa plana (unas 151.700 personas) declararon unos ingresos netos anuales de más de 12.600 euros.

En concreto, 78.485 autónomos tuvieron rendimientos superiores a los 12.600 euros, pero inferiores a 20.000 euros al año; 7.095 tuvieron ingresos netos entre 20.000 euros y 30.000 euros, 15.377 trabajadores declararon entre 30.000 euros y 40.000 euros, 4.420 autónomos obtuvieron entre 40.000 euros y 45.000 euros, 2.591 gravaron entre 45.000 euros y 48.000 euros, y 13.740 autónomos tuvieron ingresos superiores a los 48.800 euros. Por ello, el presidente de la organización, Eduardo Abad, ve «injusto» que los autónomos con ingresos superiores a 20.000 euros anuales se beneficien de una tarifa plana que está pensada para ayudar a los que más lo necesitan durante los primeros años de su negocio.

Para Abad, es necesario realizar una modificación del sistema para devolverle la justicia contributiva. Así, plantea que se ponga en marcha un sistema similar al de cotización por ingresos reales, donde el autónomo que no alcanza unos ingresos netos de 12.600 euros continúe recibiendo esta ayuda «sin variación en porcentaje y tiempo». Y para los que superan los 12.600 euros de ingresos piensa que se deberán ajustar sus cotizaciones sociales al final del ejercicio fiscal, estableciendo un único tramo de regularización que estaría entre el salario mínimo interanual y 20.000 euros de rendimientos netos anuales.

¿En qué consiste la tarifa plana?

Cabe recordar que la tarifa plana para autónomos es una medida para impulsar el emprendimiento que consiste en el pago de una cuota mensual reducida a la Seguridad Social en calidad de autónomo durante dos o tres años, al iniciar la actividad comercial. Es una bonificación que reduce mucho el coste que supone darse de alta como autónomo por primera vez y de la que se benefician miles de personas desde su aprobación en 2013. La tarifa plana para autónomos implicaría actualmente iniciar la cotización con un pago mensual de 60 euros a la Seguridad Social en lugar de los 286,15 euros que constituyen la cuota mensual mínima en 2020, de no ser beneficiario de la medida.

Actualmente los requisitos para poder solicitar la tarifa plana pasan por darte de alta por primera vez como autónomo; no haber estado de alta como autónomo en los últimos dos años (tres en caso de que anteriormente se haya disfrutado de bonificación); y no ser autónomo colaborador. En este último caso, no obstante, hasta septiembre de 2020, la Seguridad Social dejaba fuera del alcance de la tarifa plana a los autónomos societarios. Aunque sin embargo, varias sentencias del Tribunal Supremo han sentado jurisprudencia obligando a la Tesorería General de la Seguridad Social a cambiar de criterio.

Vía: https://www.eleconomista.es