Peligra el tejido empresarial: cae un 67% la recaudación por Sociedades

  • Para el conjunto del año, la AIReF prevé un 26% menos de racudación a través de las compañías
  • La caída del 13% de ingresos tributarios prevista para 2020 dificulta la recuperación económica
comercios-cerrados-770.jpg

Las cifras de recaudación tributaria que registró la Hacienda española en el mes de abril ensombrecen el futuro de la recuperación económica que en estos días el Gobierno de coalición ve más cerca de lo que realmente podría estar. El desplome de los ingresos por el impuesto de Sociedades un 67% en ese mes, la caída del 18% en el IVA y el 16,5% menos de contribuciones por IRPF plasman la gravedad de la crisis económica que sucederá a la pandemia y el arduo camino que aún tienen por delante las principales economías del globo hasta recuperar los niveles de crecimiento y de salud financiera que registraba antes del estallido de la crisis sanitaria.

De hecho, si bien existe un fuerte componente de estacionalidad y excepcionalidad asociado al periodo de confinamiento y estancamiento de la economía, ni tan siquiera esta lectura amaina los malos augurios en términos de recaudación de para las arcas públicas. En este sentido, si se observa el acumulado a lo largo del año, periodo en el que sí que computan los primeros meses del año, también se precia la erosión. En este sentido, la recaudación del impuesto de Sociedades retrocede en el periodo en cerca de 2.300 millones de euros, mientras que en el IRPF se observa cierto mantenimiento en comparación con el acumulado del mismo tramo de 2019, con un leve aumento del 0,7%. Si bien en el IVA también se observa cierto efecto de una desaceleración económica que antes de la pandemia ya mandaba avisos de un menor crecimiento para este año, registrando hasta el mes de abril unos ingresos un 3,1% menores.

Recuperación en 2021

En este sentido, mientras que el Gobierno considera una caída del total de recursos de un 5,3% en 2020, la AIReF estima una pérdida de ingresos mayor de entre un 7,9% y un 11,5% a cierre del presente ejercicio. Esto en cuanto a los recursos generales de los que dispondrán las administraciones porque para los ingresos de origen tributario, el Estado espera una caída de un 5% para esta año frente al 8,7% y un 12,8% que contempla la AIReF.

Eso sí, para 2021, la Autoridad Fiscal estima una recuperación que supondría una mejora de entre un 5,3% y 6% dependiendo del escenario. Este tipo de ingresos supone aproximadamente el 60% del total de recursos por lo que su evolución marcará la de total de ingresos de las Administraciones Públicas.

Esta erosión se aprecia de igual manera en la previsión de recaudación para este año de cada una de las figuras tributarias mencionadas. El IRPF, según la AIReF dejaría en las arcas públicas entre un 6,6% y un 9,9% menos de recursos este año. Esta evolución de la recaudación por IRPF está sujeta a un elevado grado de incertidumbre, debido a diversos factores, entre los que destacan los posibles efectos asimétricos que sobre la actividad y las rentas tenga el periodo deconfinamiento y el diferente ritmo de transición de sectores y provincias a la nueva normalidad. Para 2021, la AIReF estima un crecimiento de alrededor del 4%.

Por su parte, el impuesto de Sociedades será el que más se resienta de la parada de la actividad económica, esperando la AIReF caídas en 2020 de entre un 16,8% y un 26% para el conjunto del año frente al 8,7% presentado por el Ejecutivo. Ya para 2021, la AIReF estima una recuperación con crecimientos entre un 10% y un 16%. Aunque «la caída habría sido mayor en 2020, alcanzando entre un 20% y un 29%, si se eliminara el efecto de la sentencia ejecutada en 2019 que hizo disminuir el nivel del impuesto por 900 millones de euros«, explica el organismo en el informe de evaluación del nuevo Plan de Estabilidad. En este sentido, el organismo auditor espera una caída de la base imponible en 2020 de entre un 28 y un 38% en el impuesto de Sociedades.

Por último, de cara a este ejercicio, el Estado espera un caída de la recaudación del IVA del 5,2% mientras que la AIReF estima un descenso en torno a un 11% y un 16% en 2020. No en vano, de cara a 2021 se incrementará entre el 7% y el 8% estos ingresos en línea con la evolución del consumo privado y la inversión en viviendas.

También será clave para la recuperación de las empresas y de la economía el desempeño que muestren las cotizaciones sociales abonadas a la Seguridad Social. La AIReF estima que las cotizaciones sociales alcancen en 2020 un 13,1% del PIB mientras que el Gobierno contempla un 13,5; y en 2021, se espera una tasa de recuperación similar en todos los escenarios, alrededor del 4,5%. En este caso, los determinantes de la base imponible, salarios y empleo, se ven afectados por la crisis, causando una caída mayor del ingreso por cotizaciones en 2020 «que se recuperará parcialmente en 2021», aventura la AIReF, si bien esta recuperación estará ligada completamente a la evolución de la pandemia y del mercado laboral nacional.

Vía: https://www.eleconomista.es