Autónomos: claves, consejos y deducciones para sacar el máximo ahorro en la Renta 2020-2021

La revisión y previsión es esencial a la hora de rendir cuentas con Hacienda

calculadora-mano-autonomos-facturas.jpg

A las puertas de abrirse la campaña para la Declaración de la Renta del ejercicio 2020, tener todo a punto antes de rendir cuentas con la Agencia Tributaria ayuda a la hora de prevenir errores futuros. También es recomendable revisar todos los puntos donde existen deducciones, así como hasta el último dato, con el fin de intentar ahorrar lo máximo posible. En el caso de los autónomos, cuya declaración es prácticamente imposible de librarse, conviene tener especial vigilancia.

Con unos ingresos superiores a 1.000 euros a lo largo del último ejercicio o con solo el hecho de estar dado de alta un mes, todo autónomo debe pasar por la Declaración de la Renta desde el 7 de abril hasta el 30 de junio. Por ello, desde Declarando, la plataforma online de asesoramiento fiscal a autónomos, se ha elaborado una guía con el objetivo de ahorrar y optimizar en la factura con Hacienda.

«Cuando se es autónomo, la presentación de los gastos tiene tanto de reto como de oportunidad. Por un lado, es una parte compleja de presentar. Pero por otro, si se hace correctamente, puede tener un impacto económico enorme en el resultado final de la declaración de la renta», asegura Marta Zaragozá, CEO de Declarando.

«Hay casos donde se llevan años trabajando sin saber que la cuota de autónomo es deducible»

Poniendo especial cuidado en la adecuada contabilización y deducción de gastos asociados a la actividad, no todos los autónomos aplican todos los elementos a los que tienen derecho o incluso deducen incorrectamente, generando sanciones futuras. «Hemos visto casos de años trabajando sin saber que la cuota de autónomos es deducible en la declaración de la renta», remarca Zaragozá.

De esta forma, es importante deducir todos los gastos permitidos en su correspondiente porcentaje, así como establecer una rutina de control de gastos previamente. A la hora de hacer la Declaración, es importante revisar los datos que proporciona Hacienda -para que no haya errores-, realizar con tiempo el borrador y, en caso de traslados laborables, tener en cuenta los ingresos que pueda haber fuera de España.

Una vez en cuenta de todo ello, a la hora de las deducciones, existen hasta una veintena de elementos, además de los aspectos autonómicos, que se pueden extraer en el IVA o IRPF:

Gastos de alquiler de locales (siempre que estén a nombre del autónomo).

Gastos por luz, agua o calefacción de locales (en caso de trabajar de casa, la deducción corresponde al 30% sobre el porcentaje de afectación).

Teléfono e Internet de locales o líneas exclusivas de las a las personales en caso de teletrabajo.

Consumos de explotación (o compras de materiales y materias primas).

Compra y reparación de bienes de inversión (siempre que excedan los 3.000 euros).

Gastos de marketing y publicidad (online y offline).

Gastos de atención a clientes y proveedores (como merchandising o regalos que se entregan en nombre del negocio en un máximo del 1% de facturación).

Creación y mantenimiento de la página web.

Gastos de asesoría y contabilidad.

Gastos de otros profesionales (abogados, auditores…).

Gastos derivados de tener otros trabajadores (cotización a la seguridad social, pagas extraordinarias o retribuciones flexibles).

– Dietas (en las que Hacienda pone mucho ojo).

Desplazamientos y viajes.

Vehículos y combustible (hasta el 50% en el IVA).

Herramientas online. 

Seminarios o colegios profesionales.

Solo en el IRPF…

IBI, tasa de basura y comunidad de propietarios.

Amortizaciones.

Gastos financieros como comisiones de tarjetas, cuentas o transferencias.

Cuotas de autónomos.

Seguros.

Vía: https://www.eleconomista.es