Escrivá mantiene su propuesta de incentivar el retraso de la jubilación pese al recelo de Díaz

El ministro responde a Iglesias: «no se puede correr con el ingreso mínimo, porque el 30% de solicitantes no tiene derecho a la ayuda y si se corre tendrían que devolverla»

Incentivar o no la prolongación de la vida laboral más allá de la edad de jubilación. Esa podría ser la nueva disyuntiva en el seno del Gobierno, después de que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, haya considerado que esta propuesta hecha por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, «no es el camino correcto».

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Según ha argumentado Díaz en una entrevista en TVE, estos incentivos dificultarían la incorporación de los jóvenes al mercado de trabajo. Mientras que Escrivá, en una entrevista en La Sexta, ha mantenido su defensa del fomento del retraso de la jubilación, respaldándose en que se trata de una medida para el medio plazo, que compensará el aumento de ingresos y la caída de la población en edad de trabajar que se producirá a partir de 2025 y en las próximas dos décadas como efecto de las jubilaciones masivas de la generación del baby boom.

Además, Escrivá ha precisado que esta propuesta forma parte del «amplio consenso de las recomendaciones del Pacto de Toledo», donde están todos los grupos parlamentarios, y ha explicado que el Gobierno se limita a «acompasar» estas recomendaciones con medidas legislativas que las reflejen. 

Pero Díaz no ha sido la única ministra del Gabinete a la que ha contestado hoy Escrivá.  Ante las demandas del vicepresidente de Políticas Sociales del Gobierno Pablo Iglesias, quien ha exigido que «hay que correr» en la concesión del ingreso mínimo vital (IMV), Escrivá ha sido contundente: «No se puede correr». Según ha explicado el ministro de Inclusión, el hecho de que se hayan analizado 350.000 peticiones de las 900.000 recibidas y se hayan concedido a 90.000 hogares (unas 280.000 personas, la mitad de ellos niños) lejos de ser «lamentable» como calificó Iglesias es «un éxito».

Escrivá ha justificado el ritmo con el que se está concediendo esta ayuda porque se está demostrando que a entre el 20% y el 30% de los solicitantes no les corresponde su cobro, generalmente por sobrepasar los requisitos de renta o patrimonio. Por ello, ha explicado: «Si lo hubiéramos concedido solo con una declaración responsable –tal y como reclamaba Iglesias– ahora mismo estaríamos pidiendo a todos los que no les corresponde el reintegro del dinero (…)  frustrado todavía más muchas más expectativas». Así, ha insistido en que «hay que hacerlo bien, si no se erosiona el efecto credibilidad» del sistema público.

En este sentido, Escrivá también ha enfriado las demandas de la ministra de Trabajo y del propio Pablo Iglesias para que la Seguridad Social extienda la prestación por incapacidad temporal por Covid-19 a los padres con hijos en cuarentena escolar pero que no están infectados. Así, ha remitido la posibilidad de extender esta baja al diálogo social y, tras ser preguntado por una fecha para que pudiera estar vigente ha respondido: «No le puedo dar un tiempo, en esta crisis no me voy a pillar los dedos. No podemos precipitarnos».

Vía: https://cincodias.elpais.com