El sector manufacturero recupera el crecimiento en febrero por el aumento de la demanda

El índice se situó en febrero en 52,9 puntos, el nivel más alto desde julio de 2020, tras la contracción de enero por Filomena

Cadena de montaje de vehículos.

La actividad del sector manufacturero español volvió a crecer en febrero impulsada por el aumento de la demanda nacional e internacional tras un enero de contracción lastrado por los efectos de la pandemia de coronavirus y la borrasca Filomena.

El índice PMI del sector manufacturero español de IHS Markit publicado este lunes se situó en febrero en 52,9 puntos, el nivel más alto desde julio de 2020, por encima de los 49,3 puntos de enero y del umbral de los 50 que separa crecimiento de contracción. Esta recuperación está relacionada con el aumento de los pedidos y de la producción, que permitió la reanudación de las inversiones y el lanzamiento de nuevos productos.

Ir a comentarios 1 MAR 2021 – 09:50 CET

La actividad del sector manufacturero español volvió a crecer en febrero impulsada por el aumento de la demanda nacional e internacional tras un enero de contracción lastrado por los efectos de la pandemia de coronavirus y la borrasca Filomena.

El índice PMI del sector manufacturero español de IHS Markit publicado este lunes se situó en febrero en 52,9 puntos, el nivel más alto desde julio de 2020, por encima de los 49,3 puntos de enero y del umbral de los 50 que separa crecimiento de contracción. Esta recuperación está relacionada con el aumento de los pedidos y de la producción, que permitió la reanudación de las inversiones y el lanzamiento de nuevos productos.

El incremento de la demanda supuso también una acumulación de pedidos y retrasos en la producción debido a «problemas» para lograr materias primas, ya que el plazo medio de entrega de suministros continuó en aumento «a raíz del fortalecimiento de la demanda global y los retrasos continuos en el transporte».

Ante estos retrasos, los fabricantes recurrieron a sus existencias de materias primas, lo que redujo los inventarios por vigésimo mes consecutivo, aunque esto no impidió el aumento del coste de los suministros al mayor ritmo en casi cuatro años, sobre todo del papel, los metales o los alimentos.

En consecuencia, también se incrementaron las tarifas cobradas a los clientes, al ritmo más elevado desde junio de 2018.

A pesar de esta recuperación y del optimismo de los empresarios -que gracias a la confianza en la vacuna se encuentra en el nivel más alto desde marzo de 2018-, las plantillas de la industria se redujeron por cuarto mes consecutivo.

Vía: https://cincodias.elpais.com