El Noroeste exige parte de los nuevos fondos europeos para el corredor de mercancías

Los empresarios de Galicia, Asturias y Castilla y León presionarán al Ejecutivo ante el anuncio de más dinero para el eje del Mediterráneo – «Ni se nos nombra», critican

El Noroeste exige parte de los nuevos fondos europeos para el corredor de mercancías

El Noroeste reactiva la reclamación del corredor ferroviario de mercancías para que no pierda el tren de los nuevos fondos europeos. La pandemia había dejado en un segundo plano su ampliación, pero los empresarios de Galicia, Asturias y Castilla y León están definiendo las obras prioritarias para que las tenga en cuenta el Ministerio de Transportes a la hora de enviar proyectos a Bruselas. Al mismo tiempo, la plataforma empresarial Atlántico Noroeste prepara nuevos actos reivindicativos, sobre todo después de conocer que el Gobierno pretende triplicar la inversión prevista en el Corredor Mediterráneo utilizando los nuevos fondos de recuperación de la UE, mientras al eje que involucra a las tres autonomías «ni se le nombra».

La pasada semana, en un acto público, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, incluyó entre las inversiones que se ligarán a los fondos europeos el despegue de los corredores ferroviarios Mediterráneo y Atlántico. No dio más datos, pero en paralelo, en otro acto público, el secretario de estado de Transportes, Pedro Saura, anunció que el Gobierno «triplicará» la inversión prevista en el corredor Mediterráneo hasta 2022 gracias a los fondos que España prevé recibir de la UE —140.000 millones de euros— para afrontar las consecuencias de la crisis sanitaria.

«Pedimos igualdad de trato, justicia para un territorio que históricamente ha sido maltratado desde el punto de vista de las infraestructuras. No queremos quitarle nada al Corredor Mediterráneo, pero es que al Atlántico ni se le nombra», critica Jorge Cebreiros, presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, quien también reclama que una parte del dinero de reconstrucción europeo que reciba España vaya destinados al corredor de mercancías del Noroeste. «Las obras en Galicia ya están absolutamente definidas, en torno a unos 3.000 millones de euros. El Gobierno de España no tiene nada más que impulsar que haya proyectos competitivos y llevarlos a Bruselas, y en el Corredor Atlántico los hay. Siempre hemos pedido el mismo trato que el Mediterráneo. El señor Saura y el ministro no son desconocedores», insiste, quien ya se ha ofrecido a ir a la capital europea a defender el proyecto.

En la misma línea se pronuncia Javier Cepedano, presidente de la Federación Leonesa de Empresarios y de la Plataforma Atlántico Noroeste, que agrupa a organizaciones empresariales de Galicia, Asturias y Castilla y León: «Nos parece fenomenal que se invierta en el corredor ferroviario del Mediterráneo, siempre que se haga en la misma proporción en el del Atlántico con su ramal del Noroeste».

En el Corredor Mediterráneo, el Gobierno ya ha invertido 750 millones de euros. El Atlántico va mucho más lento y su ramal Noroeste solo ha avanzado en los mapas. En su diseño de corredores transeuropeos ferroviarios de mercancías, la UE dejó inicialmente al Noroeste de España fuera del Corredor Atlántico entre Lisboa y Estrasburgo. La respuesta de las organizaciones empresariales de Galicia, Asturias y Castilla y León, que crearon una plataforma para reivindicar el ramal del Noroeste, y la posterior reacción del resto de agentes sociales y de los gobiernos regionales forzaron al Gobierno de España a incorporar esa demanda en su propuesta de red ante la UE. Y, finalmente, las instituciones europeas dieron vía libre a la inclusión del Noroeste en el Corredor Atlántico el pasado año. Se añadió a los planos un ramal que parte de Venta de Baños (Palencia), llega hasta León y allí se divide en dos trazados, uno hacia A Coruña, Ourense, Vigo y otro hacia Oviedo y Gijón.

Los nuevos fondos europeos, vinculados a la pandemia, tienen en la transición ecológica uno de sus ejes, y la potenciación del tránsito de mercancías por ferrocarril —que reduce emisiones de CO2— encaja dentro de ese esquema, por lo que podría obtener financiación. Por ese motivo, el Noroeste se rearma para no dejar pasar ese tren. «Por eso pedimos que cuando hablen de estructuras competitivas, comunicación, inversión público-privada y reducción de emisiones, no les pongan adjetivos a los corredores y no se refieran solo al Mediterráneo», apunta Cebreiros.

«Los gobiernos de Galicia. Asturias y Castilla y León están definiendo sus actuaciones prioritarias dentro del corredor para enviarlas de forma coordinada al Gobierno de España para que las tenga en cuenta en el plan a enviar a Bruselas», informa Cepedano, presidente de la Plataforma Atlántico Noroeste, entidad que, debido a la pandemia del coronavirus, tuvo que levantar el pie del acelerador en las reclamaciones del corredor del Noroeste. Así lo expresa el presidente de la patronal pontevedresa: «Entendemos que en este estado el Covid sea la principal preocupación.Pero no es la única. Tenemos una seria preocupación con las infraestructuras y el Brexit. Cuando pase la pandemia veremos lo que queda: un territorio sin conectividad en el tráfico de pasajeros y de mercancías».

La Plataforma Atlántico Noroeste tuvo que aplazar la organización de un nuevo acto con las tres comunidades autónomas, similar al multitudinario llevado a cabo en Santiago en enero del año pasado. Sin embargo, Cepedano reconoce la idea de celebrarlo «en el momento que se pueda» para «intensificar» la demanda del proyecto ahora que se abre la «oportunidad» de los fondos europeos. Cebreiros tampoco pone fecha, aunque va a ser «dentro de poco»: «Por nuestra parte, no dejaremos pasar el mes de octubre o principios de noviembre para que se haga un acto en el que se manifieste la posición empresarial y de algunas administraciones. Claramente, tendremos que volver a las movilizaciones».

Vía: https://www.laopinioncoruna.es